Y otro finde con màs banqueros asesinados.

Esta vez ha sido en Bélgica en donde han matado a un banquero del BNP, a su mujer y a un sobrino.

Ya no se andan con chiquitas y ya no importa que no parezcan suicidios.

Ha sido este pasado viernes, en la localidad de Vise, Bélgica, en la que han acabado con un director de 37 años del banco BNP Paribas Fortis llamado Benedict Philippens, su mujer y un niño de 9 años que era sobrino de ésta.

Parece ser que los disparos se efectuaron desde un coche que había estado aparcado esperando pacientemente enfrente de su casa.

Nadie sabe los motivos, y el asesino están en busca y captura.

BNP Banker, His Wife And Nephew Murdered In Belgium | Zero Hedge
http://www.zerohedge.com/news/2014-04-20/bnp-banker-his-wife-and-nephew-murdered-belgium

Ford e IBM serán juzgados por ayudar al régimen sudafricano del “apartheid”.

Ambas compañías proporcionaron vehículos militares y material tecnológico al régimen racista.

Pero, hey, sólo eran “negocios como siempre”.

Al fin y al cabo, Ford e IBM también colaboraron con los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

Así que, nada nuevo bajo el Sol.

U.S. and the World – Federal Judge Approves Class Action Case against Ford and IBM for Helping South African Apartheid – AllGov – News
http://www.allgov.com/news/us-and-the-world/federal-judge-approves-class-action-case-against-ford-and-ibm-for-helping-south-african-apartheid-140420?news=852960

Hay que empezar a quitarse de la cabeza la estúpida idea de que el dinero es malo de por sí.

El dinero sólo es una idea, una manera efectiva de intercambiar cómodamente productos y servicios, nada más.

El dinero es un instrumento que debería estar al alcance de todos, pero no es así.

Mientras los oprimidos culpan al dinero de sus males, los opresores lo usan para crear esos males.

La gente obedece ciegamente al dinero por lo que no hay más remedio que conseguir que dicho dinero no siga cayendo en malas manos, como hasta ahora.

Así que, como dije en otro post anterior, la riqueza no hay que repartirla sino multiplicarla.

Las ONG’s, caridad y beneficiencias tienen cómo único objetivo mantener la pobreza porque, seamos claros, los pobres son sus clientes; sin ellos no tendría sentido su existencia.

Ya digo, tenemos que desprogramarnos y darnos cuenta de que nuestra salida es el “ánimo de lucro”.

Mientras el dinero sea monopolio de unos pocos nunca saldremos del agujero en el que estamos.

La gente con dinero domina la política, la educación, la sanidad, los medios informativos, crean las guerras…

Por lo que hay que lograr que el dinero cambie de bando, que esté en manos de personas con una visión justa del bien común de la Humanidad.

Y eso no lo vamos a conseguir siendo pobres.

Ya dijo Abraham Lincoln que “un pobre no puede ayudar a otro pobre a salir de la pobreza“.

Y seamos claros, el trabajo clásico no hace más que hundir a la gente en la carrera de la rata.

Cada asalariado pasa casi la mitad del año pagando impuestos, que en realidad es una forma de robo legal con el que los estados controlan que la mayoría no pueda acumular riqueza.

Hay que conocer cómo los ricos se salen con la suya, hay que saber cómo funcionan los instrumentos financieros que utilizan, hay que descubrir cómo preparan sus mentes de forma diferente al resto; hay que conocer al enemigo perfectamente para poder derrotarlo.

Es la hora de dejar de quejarnos, de dejar de compadecernos, y comenzar a poner las cosas en su sitio.

Sin riesgo, no hay ganancia.