El CEO del Bank Frick de Liechtenstein asesinado a plena luz del día.

Está claro que esta vez no pueden decir que ha sido un suicidio.

Juergen Frick fue tiroteado en el aparcamiento subterráneo del banco, localizado en la ciudad de Balzers.

Pero eso no es todo, porque este pasado fin de semana fue asesinado el exCEO del banco holandés AMRO junto a miembros de su familia.

Ya es más que evidente que hay una guerra, posiblemente entre banqueros o facciones del cabal.

Precisamente ayer, el escritor David Wilcock publicó en su blog http://divinecosmos.com que hemos estado inmersos en la Tercera Guerra Mundial desde el 2011, y que el cabal está en las últimas.

Según él, está siendo una guerra encubierta ajena a los ojos del gran público.

Pues digo yo que estos señores podrían parar ya de guerritas y dejarnos tranquilos al resto.

Queremos vivir en paz, y no pararemos hasta conseguirlo.

CEO Of Liechtenstein Bank Frick Murdered In Broad Daylight | Zero Hedge
http://www.zerohedge.com/news/2014-04-07/ceo-liechtenstein-bank-frick-murdered

¿Alguien se acuerda de mi rocambolesca historia de un cheque en dólares?

Pues un nuevo banco se ha negado a pagarme el cheque.

Ahora ha tocado a ingdirect, de la casa de Orange, que dice que el cheque no es pagable en España.

Y punto.

No hay apelación.

Hala, que se lo metan donde les quepa.

Bueno, un día lo enmarcaré y lo enseñaré colgado a todo aquél que me visite a casa.

¿Qué hacía yo ayer viendo la tele casi a las doce de la noche?

A esa hora suelo estar roncando, y más un domingo.

Pero había puesto mi móvil a recargar y se me ocurrió encender el aparato televisivo.

Y me encontré con “Cuarto Milenio”, que en su imitación de debate trataron sobre si la crisis estaba preparada de antemano.

Y, oh sorpresa.

Todos en la mesa coincidieron en que sí había habido una conspiración.

Y, oh sorpresa.

Como salida a la situación coincidieron que había que haber una desobediencia civil masiva.

Más que frotarme los ojos estaba frotándome los oídos.

¿Hablando de la manipulación de la crisis y de desobediencia civil en un medio de desinformación masiva?

No sé por qué encendí la tele y llegué a ese programa, pero fue una satisfacción comprobar que no todo está perdido.

Es más, si sabemos verlo correctamente, todos tenemos mucho que ganar.

Lo bueno de este momento es que las máscaras han caído.

A toda oscuridad se le contrapone una luz en su misma medida.

Esa luz somos nosotros.

Démonos cuenta del poder real que tenemos.

Seguimos adelante.