Mis agradecimientos a Alvaro que, siendo portugués y con un perfecto castellano, me ha dado pistas para resolver los planteamientos que había hecho respecto a este anti-blog en el post anterior.

Me ha hecho ver que estaba enviando el texto completo de los posts a los subscriptores y eso hacía que no visitaran este lugar.

Sí, ya sé, que es muy cómodo para los subscriptores recibir el texto completo, pero mi objetivo es que éste sea un lugar de reunión para los que os gusta leer las ideas que voy planteando, y así conocernos entre todos a través de los comentarios, por lo que a partir de ahora los subscriptores recibiréis sólo el resumen y tendréis que hacer click en el enlace para completar vuestra lectura aquí.

También me ha hecho ver que es complicado para los que no tienen una cuenta de wordpress comentar en este anti-blog, pero por motivos de evitar el spam y descorazonar a los troles, no voy a abrirlos a los comentaristas anónimos.

Y, además, he añadido un lugar de contacto permanente con un formulario para que os sea más fácil enviarme sugerencias, ideas y lo que os parezca.

Saber que estáis ahí es para mí es el mayor motivo para continuar de este lado del teclado.

Aunque a veces me gusta refunfuñar 😛

 

 

El último pico de visitantes a este anti-blog resultó de un post compartido en el grupo adecuado de facebook.

Pero hay algo que todavía me deja reacio a las redes controladoras.

Y es que la gente tiende a comentar en esas redes y no en los comentarios del post.

No ocurre sólo en facebook, sinó también bastante en twitter y google+.

Y eso hace que la conversación se diluya y se pierda.

¿Qué pasa?

¿Es la vagueza de tener que completar el formulario para enviar el comentario?

¿Quizás ni siquiera leen el post y comentan sólo basándose en el título?

¿Y si vuelvo a dejar de compartir los posts en las redes y volvemos a ser los cuatro de siempre?

Ya sabes, yo escribiendo, tú leyendo y dos despistadillos que llegaron por la búsqueda de google.

Bueno, no me molestaré en hacer una encuesta porque la primera y última que hice no participé ni yo.

Seguimos entre las sombras, que, para qué negarlo, es un lugar cómodo.

image

Esto ya es rutinario, e incluso aburrido, pero hace un tiempo que no comparto una foto de aviones cruzándose a pocos metros sobre nuestras cabezas.

Por cierto, cuidado con llamar chemtrails a los chemtrails que los oficialistas se cabrean, hay que lamer el culo al sistema y llamarlo “fumigaciones clandestinas.”

Son pura disidencia controlada infiltrada para tenernos a raya entretenidos.

Ya se sabe la localización de la próxima reunión de los Bilderberg el mes que viene en Dinamarca.

Será en el hotel Marriott de Copenague.

Reporteros de los medios alternativos harán crowdfunding y se irán para allá para explicar el aconteciniento in situ.

Pero como esto de financiarse colectivamente no se entiende en el mundo hispano – ya se sabe, el malvado dinero mancha todo – , haré lo posible para contarlo desde mi humilde morada traduciendo a esos medios anglosajones.

Bueno, ésa es mi intención y siempre será mejor que nada.

También cabe la posibilidad de que en unos años consiga ser hipermillonario y me inviten directamente como parte de la élite.

Prometo entonces ser un soplón y contarlo desde dentro.

En fin…

El caso es que el verdadero poder en esta sociedad no es el poder político sino el económico.

Por ello, aquéllos que optan a presentarse a las elecciones políticas sólo optan a ser títeres.

Pero los que se esfuerzan en construir un imperio económico son los que verdaderamente optan al poder real.

Si tu deseo es pintar algo en esta sociedad no pierdas el tiempo haciendo revoluciones políticas, haz revoluciones económicas.

Es decir, el que tenga la ilusoria idea de cambiar el sistema desde dentro no tiene que hacerse político, sino muchimillonario.

Así están las cosas.

Bilderberg Conference to take place in Copenhagen Marriott Hotel – source | Bilderberg Watch
http://www.bilderbergwatch.com/2014/04/05/bilderberg-conference-to-take-place-in-copenhagen-marriott-hotel-source/