Rusal, la compañía más grande de aluminio del mundo está a punto de quebrar.

Resulta que es rusa, y por motivos políticos no está pudiendo refinanciarse en el exterior por el bloqueo económico occidental.

Así que sería la primera gran víctima de esta guerra no declarada.

Si esto ocurre, habrá que esperar cual es la respuesta airada del gran oso.

The First Russian Casualty: World’s Largest Aluminum Company, Rusal, Warns It May Default | Zero Hedge
http://www.zerohedge.com/news/2014-03-28/first-russian-casuality-worlds-largest-aluminum-company-rusal-warns-it-may-default

No vale la pena insistir.

Ni intentar convencer.

Hay temas que si la otra persona no ve al momento, esforzarse en que lo vea es vano.

Lo único que se puede hacer es exponer.

Mostrar, pero no demostrar.

Y dejarlo ahí.

Porque ir más allá será atraer la muralla de la incomprensión.

Si ahora no es el momento que la otra persona lo vea, hay que darle tiempo para que evolucione.

Y cuando lo haga, estar ahí para darle la mano.

Cuando por los altavoces de las estaciones de los FGC (Ferrocarriles de la Gencat) avisan de que «no está permitido hacer grafitis en NUESTROS trenes y estaciones» están marcando territorio.

Son SUS trenes y estaciones, no los del público, por lo que, aunque se hagan llamar «de la Generalitat de Catalunya», no son entonces un servicio público.

Es más, ¿qué es entonces la Generalitat?

Si no es un servicio público, ¿para qué toda la parafernalia de las elecciones?

Es como la basura.

Hace un tiempo el ayuntamiento de Barcelona anunció que perseguiría y multaría a todo aquél que se quedara la basura de los contenedores porque, según ellos, «la basura es de su propiedad».

Así que, ¿en qué quedamos?

En que en realidad las entidades gubernamentales no defienden el bien común sino los intereses corporativos de sus componentes.

Lo tenemos todo delante de nuestras narices, sólo tenemos que abrir un poquito los ojos y mirar a nuestro alrededor para darnos cuenta de la enorme farsa en la que vivimos.

Vamos, que no hay que ser un genio.