Todos somos desiguales ante la Ley.

Por supuesto, la Ley no puede ser aplicada por igual a los que ordenan que se legisle, a los que les obedecen y legislan, y a los que se les obliga a acatarlas.

A los que ordenan que se legisle, la interpretación de la Ley tiene que ser siempre en su beneficio, pues por ello se esfuerzan en controlar al estado.

A los que legislan, la interpretación de la Ley tiene que ser en gran parte en su beneficio; no obstante habrá ocasiones en que salgan perjudicados por dos motivos: O por beneficiar a sus amos, o por aparentar que las cumplen para no alterar los ánimos de la plebe mayoritaria en demasía.

Por último, para los que se les obliga a acatarla, la interpretación de la Ley siempre tiene que ser en sentido perjudicial, con el objetivo de mantener a esa mayoría en el desánimo completo que no les permita creerse que podrían alterar el estado de las cosas.

Y así, por los siglos de los siglos se ha mantenido el orden social, y así se mantendrá por los siglos de los siglos venideros.

Descripción del Mundo Humano.

Olga me sigue insistiendo en que deje de intentar cambiar el mundo porque, al fin y al cabo, nosotros no le importamos al mundo en absoluto.

Y su argumento es aplastante.

Tiene toda la razón.

Pero la cosa es que, aunque lo pretendiera, el mundo no necesita que lo salven, ya se tiene a sí mismo.

Pensar que desde un antiblog como éste o haciendo vídeos, con una repercusión infinitesimal, irrelevante, y a nivel cuántico, se puede salvar el mundo es tener delirios de grandeza.

En realidad, nunca ha sido mi intención salvar al mundo, ahí se equivoca Olga, sino más que nada en describirlo tal como es.

Si acaso, el único ámbito que puedo salvar, o transformar, es el mío propio, y el de mi alrededor más cercano.

Consiguiendo eso, ya me daría por satisfecho.

Aunque incluso dudo que pueda hacerlo por completo.

Pero algo queda, como estas palabras perdidas entre los bits electrónicos.

He creado un espacio para mi Curso de Desaprendizaje: http://cursodedesaprendizaje.wordpress.com

En él iré publicando exclusivamente cada semana los vídeos que iré creando sobre el desaprendizaje, comenzando, por supuesto, por los 10 que ya creé anteriormente.

La idea es la siguiente:

La realidad no es como nos la han contado oficialmente. El problema es que las doctrinas que nos han programado durante años nos impiden verla. Estamos mirando las sombras dentro de la caverna, y somos nosotros mismos los que negamos el objeto que crea dichas formas.

Es por ello que aquí está este curso de desaprendizaje, para que desaprendamos esas doctrinas, las abandonemos, dejen espacio, y no sean una molestia en la búsqueda del verdadero aprendizaje, sea lo que sea.

Así pues, aquí comenzamos juntos el viaje.

Si lo deseas, ya puedes seguirlo por correo para no perdértelo desde el principio.

Esta madrugada, hora CET, estará ya el vídeo de introducción disponible.

No te lo pierdas, recuerda sólo en http://cursodedesaprendizaje.wordpress.com

Ser abierto no funciona.

La gente conoce a Steve Jobs y Bill Gates, pero no a Linus Torvalds y Richard Stallman.

Los inversores adoran a Apple, Google y Microsoft pero no a RedHat.

La población prefiere un sistema operativo ineficaz y que les espía como Windows porque es de pago antes que un GNU/Linux que le da mil vueltas y es libre, pero es gratuito.

Igual como que la gente prefiere drogarse porque está prohibido, si las drogas estuvieran al alcance de todos, no habría negocio.

Hay que enfrentarse a los hechos.

Es un error escribir libros y permitir que se los descarguen gratuitamente; lo inteligente es ponerles un precio y decir: «mi libro vale tanto y si no tienes para comprarlo es tu problema, no lo leas».

Es un error poner un botón de donaciones por tu trabajo; lo inteligente es montar una zona privada de pago y que disfruten de tu trabajo sólo los que lo aprecien tanto como para pagarte.

Porque la información tiene que ser cerrada.

Si se transmite la auténtica información de una forma abierta, no es valorada de ninguna forma, y esa información acaba por ser irrelevante.

Es por eso que el auténtico conocimiento ha sido siempre transmitido en círculos secretos y cerrados.

Y el éxito de tal método lo demuestra que esos círculos cerrados y secretos son los que gobiernan este mundo; porque el conocimiento es poder y quien tiene ese conocimiento tiene ventaja sobre quien no lo tiene.

Además, la transparencia es un craso error; es de pardillos poner en bandeja de plata tus planes ante tu competencia, pierdes cualquier ventaja que pudieras tener.

Las organizaciones que fomentan el libre acceso y la transparencia son caballos de Troya creados por el poder para deshabilitar a la competencia y la oposición.

Bueno, al menos lo parecen.

Qué mejor forma de conocer los planes de los demás que tenerlos a tu disposición, ¿no?

En resumen, aquéllos que comparten libremente son los que cuando mueren sus biografías terminan con un «y pese al genio que fue y que hizo avanzar a la Humanidad, fue despreciado en vida y murió pobre».

Las cosas como son, y éste es el mundo en el que vivimos.

La libertad y la apertura son contraproducentes para quienes creen (creemos) en ellas.

Otra paradoja más de este Mundo Humano.