Supongo que ya sabes que los políticos no están para representarte.

Y que la policía no está para protegerte.

Y que el ejército no está para defenderte.

Y que la religión no está para alimentar tu espíritu.

Y que los científicos no están para hacerte avanzar.

Y que los informativos no están para informarte.

Y que los colegios no están para educarte.

Y que las farmacéuticas no están para curarte.

Y que la oposición no está para oponerse.

Y que las revoluciones no están para revolucionar.

Y que la libertad que te han vendido no es tal.

Y en el caso de que no lo sepas…

Y tú, ¿para qué estás?

Un comentario sobre “

Los comentarios están cerrados.