Balones de sangre.

O el fútbol de la muerte.

Lo podemos llamar como queramos.

Ya son 1200 vidas segadas para que unos millonarios jueguen en pantalón corto tras una pelota.

Aquí está la demostración de lo importante que es para el poder estos espectáculos hipnotizadores de la masa.

Nada se antepone a su ambición controladora.

Por supuesto, los grandes medios pasan olímpicamente de estas noticias.

Y sólo nos enteramos porque Catar no es del gusto del Kremlin.

Ya son 1.200 los trabajadores inmigrantes muertos en las obras del mundial de Catar – RT
http://actualidad.rt.com/actualidad/view/122761-mueren-trabajadores-migrantes-obras-mundial-catar

Por cierto, sigo sin ver ningún partido del Barça porque sigue aceptando el dinero de la monarquía absoluta criminal catarí.