En cualquier conflicto la verdad siempre es la primera en caer.

Si toda la lucha se reduce a cambiar un gobierno y ser el próximo “establishment”, entonces es una pérdida de tiempo y esfuerzo dedicarse a ello.

Las oposiciones siempre apelan al victimismo, a las bellas palabras y a un futuro mejor.

Mejor, ¿para quién?

No importa si la oposición es de “derechas” e intenta substituir a un opresivo gobierno de “izquierdas”, o si la oposición es de “izquierdas” e intenta substituir a un gobierno opresor de “derechas”.

El discurso de ambas partes, en ambas situaciones es idéntico.

La propaganda de ambas partes, en ambas situaciones es idéntica.

Todos representan la voluntad del “pueblo”.

Pero, ¿qué “pueblo”?

Una especie de idealización de unos supuestos valores eternos y nacionales.

Luego, nos muestran sus muertos.

Siempre causados por el ataque feroz de la otra parte.

Nos muestran las imágenes atroces y brutales para jugar con nuestros sentimientos y atraernos a su causa.

¿Pero cómo podemos estar seguros?

Se conocen casos de ciudades enteras construídas como platós cinematográficos para simular batallas callejeras.

Se conocen casos de opositores disparando con trajes de policía, y policía disparando con trajes de opositores.

¿Por qué tanto esfuerzo por aparentar lo que no son?

¿Por qué es tan importante ganar nuestra aprobación moral para su causa?

Y esto no es nuevo.

Se sabe que durante la primera guerra mundial aparecieron en diarios británicos terribles imágenes de muertos atribuidos a los alemanes cuando en realidad eran imágenes de la masacre de armenios realizada por los turcos unos años antes.

Por todo ello, ¿qué posición se puede esperar realmente de los que somos ajenos de esos conflictos?

¿Cinismo?

En todo conflicto, si hay algo que combatir es el propio conflicto.

Mostrar a los que toman partido sin tener consciencia de que en realidad están cayendo en una trampa.

Que si hay un “enemigo” no es el también inconsciente al que tienen delante en la otra trinchera, sino los que planearon la trampa para que se enfrentaran.

El día que ambos se den cuenta y se unan en contra de los manipuladores bien vestidos que dirigen los hilos lejos del frente, ese día habremos avanzado un gran paso como Humanidad.

Facebook va a comprar WhatsApp.

Su precio será de 19 mil 16 mil millones de dólares.

Confieso que munca he usado WhatsApp.

Pese a que viene por defecto en mi móvil android nunca la activé.

Prefiero Telegram porque resguarda mejor la privacidad.

Pero haberse convertido en tan popular tiene mérito.

WhatsApp es el Facebook de la mensajería instantanea.

Ah, que ironía…

PressTV – Facebook to buy WhatsApp for $19bn
http://www.presstv.ir/detail/2014/02/20/351462/facebook-to-buy-whatsapp-for-19bn/