Blog.

Palabreja que proviene de la combinación de palabras inglesas «Web log».

«Web» significa telaraña.

«Log» significa diario.

Un diario en la telaraña.

Y de aquí el verbo «bloguear».

Escribir un artículo (post) en un diario que se publica en la telaraña.

Y el arte de bloguear es la «blogueratura».

El que escribe un diario en la telaraña se denomina «bloguero»,  pero bien se puede llamar también «bloguerato».

Quién sabe, quizás un día el prestigio cambie de bando y hayan más blogueratos que literatos.

Cosas más raras se han visto.