image
Oui, c'est moi

¿Quién dice que no sigo la moda superficial y ególatra de las selfies?

Aquí estoy muy mono, como mandan los cánones, delante de un espejo, con el móvil en mano y los ojos captados en el momento de parpadear.

100% selfie.

Ah, sí, esta tarde me han tomado el pelo…

Mucho de lo que generalmente consideramos cierto nos viene dado por la propaganda de las películas de Hollywood.

De esta forma, cuando nos enfrentamos con ciertas realidades, si no concuerdan con el esquema que nos han implantado, las rechazamos frontalmente.

Por ejemplo, mucha gente está convencida de que no es posible alterar el clima a voluntad.

Sin embargo, cada vez que los rusos envían a sus aviones para modificar el clima local, lo anuncian en los medios públicos como un gran logro.

O por ejemplo, si alguien te cuenta que los alemanes de la época nazi consiguieron una tecnología que les permitió construir aeronaves de forma circular, los populares “platillos volantes”, le dirías que te está tomando el pelo.

Pero, volviendo a Rusia, los rusos se quedaron con una gran cantidad de documentación nazi, y en 2006 la televisión pública emitió el siguiente documental en el que explican exactamente eso: que los nazis construyeron platillos volantes.

¿Sorprendido?

Pues los que lo cuentan no son extraños investigadores con mucha imaginación, sino generales de muchas medallas que tuvieron puestos de responsabilidad en la antigua URSS.

Ahí es nada.

A falta de una versión en castellano, ésta está sibtitulada al inglés.

“Third Reich – Operation UFO (Nazi Base In Antarctica) Complete Documentary”

La realidad sigue superando a la ficción.