El pasado 14 de dicimbre me instalé Telegram, pero  debido a que no dispongo de mucha memoria interna en mi móvil, lo desinstalé.

Hoy lo he reinstalado y he visto que se está poblando de los “sospechosos habituales”, así que lo voy a dejar instalado por un tiempo.

Pero el hecho de que la aplicación no permita su traspaso a la tarjeta de memoria me fastidia.

Ya digo, estoy en constante lucha con la escasa memoria interna disponible de mi móvil.

Así que estoy constantemente borrando las cachés de las aplicaciones para arañar megas.

Y como uso mi móvil como herramienta, me es ya complicado desinstalar nada pues tengo un grupo de aplicaciones útiles intocables.

Veremos si Telegram se convierte en una de ellas o no.