Si lo construyes, no vendrán.

Si lo escribes, no lo leerán.

Si lo fotografías, no lo verán.

Si lo ideas, no gustará.

Si le sigues, no te seguirá.

Si lo blogueas, nadie lo comentará.

Bienvenido al fascinante mundo de internet si no eres una “celebrity” anglosajona.

View on Path