Joder, y yo que pensaba que las cosas comenzaban a ir bien

Dentro de todos los males había conseguido abrir una cuenta de publicador para el Kindle de Amazon.

Me había esforzado y había logrado editar varios libros que Amazon aceptó para su publicación.

Y lo más difícil todavía: había publicado un libro que gustaba y la gente lo compraba sin apenas promoción.

Y justo cuando le toca pagar a Amazon la miseria que me correspondía por las ventas, van y me bloquean la cuenta acusándome de no ser su legítimo autor.

¡Mierda!

¡Abusadores!

Y los muy listillos siguen vendiendo mis libros como si no pasara nada.

Mi mujer trata de convencerme cada día que todo lo que toco se fastidia. No hay nada como tener el enemigo en casa.

He enviado un correo a Amazon confirmándoles que soy el autor. Veremos qué responden.

¿Es que no hay forma en esta vida mía de que me pase algo bueno a la primera? Siempre tengo que esforzarme y esforzarme para lograr victorias pírricas.

Hoy estoy desanimado por este asunto.

Estoy a punto de irme a dormir y he escrito este texto desde el móvil.

08/07/2012 en mi antiguo blog.