Un recordatorio histórico

La España franquista permaneció neutral en la Segunda Guerra Mundial porque el MI6 se gastó 200 millones de dólares en sobornos para evitar que los españoles se unieran a la guerra del lado de Hitler.

Éste es un recordatorio a los que se justifican en la “historia“: los hechos nunca tienen que ver con la historia oficial.

Qué cosas que Franco fuera sobornado por los conspiradores judeo-masónicos de la pérfida Albión, ¿verdad?

Las cosas nunca son como nos cuentan desde los medios oficiales, y ese hecho lo tenemos que tener muy en cuenta en cada momento.

Mientras, continúa el golpe de estado encubierto del Gobierno de España que ha roto la Constitución de 1978.

Precisamente, el Presidente francés Macron, en un discurso de hace unos días, advirtió que las regiones europeas iban a desaparecer para fortalecer a la UE.

Qué cosas, también.

No hay nada eterno

No hay nada eterno.

Ni la “unidad” de España.

Ni el clima, que siempre cambia.

Ni la vida humana, que una vez no hubo.

Ni este mundo, que no necesita ser salvado.

Este pasado 20 de septiembre cayó el régimen de 1978 en este Reino de España.

Lo que queda es su miserable y putrefacta decadencia.

Esperemos que el epílogo no se alargue, y no sea demasiado doloroso.

Pero cuidado, porque los ultra-colectivistas están frotándose las manos porque están convencidos de que es su momento.

Vuelven los tiempos revueltos.

Es normal, es el flujo y reflujo.

Todo final es un principio.

No podemos temer a lo que es cierto.

La “Opción Troll”

Recuerdo leer que el pasaporte español es el tercero más aceptado en el mundo.

Parece ser que, en general, la gente de otros lugares del mundo ve con buenos ojos a la gente educada en la cultura del Reino de España.

Realmente es algo de lo que beneficiarse.

Por ello, y siguiendo mi sentido contrario de hacer las cosas, creo que, llegado el momento, elegiré la opción más difícil y complicada: elegiré el pasaporte catalán.

Porque, como soy de clase no baja sino subterránea, se me obligará por la fuerza a tener una “nacionalidad“; pues elegiré la peor opción de las dos.

Elegiré la Opción Troll.

Se borraron casi 60 subs de mi canal de Youtube cuando publiqué mis vídeos de la Diada

¿Significa eso que escribiré este blog en catalán?

¿Por qué no?

Podría hacerlo.

O no podría hacerlo.

Sé que hay mucha gente poco inteligente que le da más importancia al continente que el contenido.

Esa gente está en todas partes, no es monopolio de un país o cultura.

Hay quien cree que usar una lengua u otra es un asunto político.

Esa gente, ya digo, está atontada perdida.

Resulta que uso prioritariamente el castellano para escribir porque es mi lengua materna y la domino mejor que cualquier otra, es decir, uso la herramienta que mejor se me da.

Pero eso no quita que existan centenares de lenguas distintas que también sirven para expresarse.

O si no, nadie las usaría para comunicarse.

Vaya, si ya casi no recuerdo qué libro fue el último que he leído en castellano porque prácticamente siempre leo en inglés.

Así que, siempre habrá gente que creará categorías de anécdotas.

Eso es inevitable, como esa cantidad de subscriptores que se han borrado de mi canal de Youtube porque mostré una realidad del lugar en el que vivo.

Y, por eso, porque vivo en el lugar en el que vivo no puedo mostrarme ajeno a las circunstancias que ocurren en este lugar.

Ya lo respondí a un comentario de un post reciente, no soy catalán, ni soy español, ni soy de Cazurrandia de Abajo; yo soy yo y nada más que yo.

Y quien crea que es algo más que sí mismo tiene un grave problema de programación mental.

Así que, ya digo, en caso de elección me decantaré por la peor opción, por la opción que haga que este blog deje de tener lectores, si esa opción hace que tengan un ataque de nervios.

Bueno, siempre he dicho que este blog no es como el resto porque su autor – tercera persona majestática – no sabe lo que es lo normal en un blog.

Y seguiré escribiendo igual que siempre, eso que nadie lo dude, con estas ideas chaladas.

Por cierto, una anécdota para acabar, suelo hacer mis vídeos en castellano porque… la mayor parte de mi audiencia está en México.

Qué cosas.

Y la vida continúa.

La apariencia es lo más importante

Los libros se juzgan por la portada.

Las formas son más importantes que la verdad.

Es más, nadie acepta la verdad si no se vende tan bien como la mentira.

Es más, las mentiras siempre son más convincentes porque están mejor adornadas.

Porque el adorno son las columnas que la mantienen.

Como si no lo supiera.

Siendo un contrario a lo comunmente aceptado, entiendo los límites que yo mismo me he impuesto.

Acepto sus consecuencias.

Es lo que pasa cuando se preferiere el contenido a la portada del libro.