Un mensaje emocionante

Ayer recibí un emocionante mensaje acompañando a una donación por PayPal, del que este trozo es un extracto…

“Jose Manuel, te felicito, tu primer video cuando fuiste a votar, me hizo interesarme por lo que pasa en Catalunya, eres un analista nato, realmente me fascina tu trabajo, este video me confirma la excelente Labor que estas realizando, recibe…”

Sé que sois muchos los que cada día me acompañáis.

Pero, de vez en cuando, mensajes así me recargan las pilas, sobre todo en un momento tan delicado como el actual.

GRACIAS 😁 

Mentiras españolistas

Libro de Lengua Castellana de 1ESO de mi hijo mayor

Por las Españas van por ahí energúmenos diciendo que en las escuelas catalanas no se enseña castellano.

Como se puede comprobar con la imagen del libro de Lengua Castellana de mi hijo, es una puñetera mentira del nacional-españolismo más rancio.

Me da pena que haya gente inteligente que se trague estas mentiras, a cada cual más gorda, pero está sucediendo.

En España, atacar todo lo catalán lo han convertido en un deporte estatal.

Con ello, han logrado en las últimas décadas que mucha gente nacida en tierras de España, pero que viven en Cataluña, se hartaran y votaran que SÍ a la República de Catalunya en el referéndum del pasado 1 de octubre.

Gente con el castellano como lengua materna.

Gente muy harta de que cada vez que visitaban a sus familiares en sus pueblos tuvieran que aguantar burlas, mentiras e insultos por vivir en Cataluña.

Y esas mentiras, los agentes españolistas las han estado aumentando de proporción en los últimos días.

Como ésta tan increíble de que no se enseña castellano en las escuelas de Cataluña.

O esa otra mentira de que se adoctrina a odiar todo lo español.

¡Menudas patrañas!

Es su estrategia de propaganda que, por supuesto, les funciona en las mentes ya programadas durante años a odiar todo lo catalán.

Y, por supuesto, mostrar la verdad de la realidad de la convivencia en Cataluña no funciona para borrar esas mentiras.

Esas mentes están ya blindadas a la verdad.

Lo estoy notando estos días con el aumento desproporcionado los “no me gusta” en los vídeos en los que describo la situación de lo que está pasando en este territorio en el que vivo.

Es como decía Hitler, algo así como “cuanto más grandes e inverosímiles sean las mentiras, mejor calarán en la mente de la gente“.

Por cierto, ayer por la noche, por fin – porque llevaba días enviando varios – apareció uno de mis tuits en las pantallas de TV3, la televisión pública catalana…

Yo también manipulo en la televisión, jejejé

Un debate en el que varios tertulianos defendían ideas unionistas sin problemas.

Calma y tranquilidad

Mi madre me ha dicho que debería volver a escribir y publicar más libros.

Es una opción más que tengo.

Entre muchas otras.

Aunque, al escribir cada día en este blog es como si estuviera ya escribiendo un libro por capítulos.

Hace muchos años, sabiendo exactamente que se llegaría a la situación actual, comencé mi plan.

Y por ello, mientras muchos tienen pánico a perder sus trabajos, sus pensiones, sus subvenciones, sus ahorros depositados en los bancos, yo estoy en un mar de calma y tranquilidad.

Vamos, que me la suda que todo colapse, hablando en plata.

Mis ingresos proceden de fuentes externas a Cataluña y a España, y dependen de mi propio esfuerzo.

Y dispongo de dinero real físico.

Y me conozco los trucos para saltarme los obstáculos del sistema.

Además, al enfocarme en internet, puedo trabajar desde cualquier lugar del mundo en el que haya una conexión.

Y si cae internet, pues ya me inventaré otra cosa.

El haber aprendido a saber valerme por mí mismo me ha colocado en un lugar privilegiado.

Porque dependo única y exclusivamente de mí mismo.

Mí mismo, repito de nuevo para que resuene.

También, como he mencionado antes, al recibir mis ingresos del exterior me permite aumentar la riqueza local en donde vivo.

Es un asunto del que no hablo mucho, pero la mayoría de la gente a mi alrededor cobra pensiones o trabaja localmente.

Eso hace que el dinero haga un circuito cerrado y no genere nueva riqueza.

Pero yo, al generar mis ingresos desde fuera e introducirlo en el circuito local, estoy aumentando las posibilidades económicas locales.

No es mucho todavía, pero llegará un día que se notará, y bastante.

Por supuesto, los colectivistas que odian el emprendimiento hacen todo lo posible por parar el enrequecimiento.

Pero no lo lograrán.

El día que colapse el euro, y la gente como yo tengamos que poner la economía a flote con oro, veremos qué caras se les pone a los defensores de las divisas fiduciarias y de las rentas básicas.

Mientras, a comer palomitas mientras dure el espectáculo.

Aunque la situación me aburre un poco de lo sencillo que ha sido preverla.

Sin aprehensión y sin acritud.

Todo llega.