Apáñatelas como puedas

350_20170627_640

Ayer alcancé la cifra de 350 frontales personales en Karatbars.

P-E-R-S-O-N-A-L-E-S.

Sólo los que alguna vez han intentado impulsar un negocio en red saben lo que eso significa.

Pero no lo voy a difundir mucho porque no es mi intención incendiar envidias.

De verdad, aunque no me importa.

Lo cierto es que de esos 350 sólo un porcentaje ha entendido cómo sacar provecho a esta herramienta tan eficaz para salir de la esclavitud económica como es Karatbars.

Me da igual.

No voy a perseguir a nadie para que se enriquezca, faltaría más.

Y nadie me hace ningún favor por apuntarse a Karatbars.

Si acaso, el favor se lo está haciendo a sí mismo por abrirse a una de las mejores oportunidades existentes hoy en día.

Cuando un nuevo afiliado se apunta, le envío las instrucciones en bandeja de plata para que pueda sacarle el mismo partido que le estoy sacando yo.

Y a partir de ahí es su desafío.

Sus resultados dependerán de su propia inteligencia e iniciativa, de su propio esfuerzo.

Ahí comienzan los problemas de mucha gente: tener que esforzarse.

Porque Karatbars no es ningún esquema de hacerse rico rápido.

Al contrario, es una empresa alemana seria, legal y estable.

La gente que va saltando de flor en flor, cuando ve que necesita esforzarse, es la primera en huir.

Porque todos hemos partido de cero.

Y cuando yo comencé, Karatbars estaba en pañales y no habían ningunas instrucciones.

No había ninguna experiencia que compartir para allanar el camino.

Ahora, en este momento, es incluso demasiado fácil.

Sin embargo, hay gente que todavía se pierde en sí misma.

La oportunidad está ahí, al alcance de quien quiera tomarla y hacerla suya.

El resto, bueno, ya he dicho que es una cuestión de inteligencia.

Mi única ayuda es explicar cómo hacerlo, los buenos resultados dependerán de como se las apañen.

Karatbars funciona, y muy bien, lo que no funciona es la mente de muchos.

La diferencia entre ganar o perder la marca cada individuo.

¿Soy demasiado directo?

Así es la vida.

No es un juego.

Mientras, continúo adelante y no espero a nadie.

Quien me acompañe, bien.

Quien no me acompañe, bien.

Yo muestro resultados, no palabras.

Vida gatuna

Comer.

Dormir.

Comer.

Curiosear en el balcón.

Comer.

Dormir en la cama grande..

Comer.

Dormir.

Comer.

Cagar olorosamente.

Curiosear dentro de un armario.

Dormir en la litera.

Comer.

Dormir.

Rascar el sofá.

Dormir en la silla.

Comer.

Rebuscar el bote de las olivas en la basura.

Dormir.

Comer.

Dormir en el punto más fresco del piso.

Comerrrrr.

Maullar en medio de la madrugada.

Dormir.

Esconderse en donde nadie le encuentre.

Comer.

Dormir mucho mucho.

Comer.

Saltar como un caballo por el comedor.

Dormirrrrr.

En fin, qué voy a saber yo, solamente soy su humano.

Por fiiiiiiin

Oh, esta noche he podido dormir.

Bueno, a las 0:59 me he despertado por dos o tres petardos, pero desde una ventana alguien ha gritado “¡Dejad de tirar petardos, coño!” – así, literalmente – y se ha escuchado un bajo “Vale…“, y ya no he escuchado más.

Aquí está el vídeo de la traca final, que ayer retransmití en directo…

Si, no hay nada como acabar fuerte, con cojones.

Ahhh…

Por fin ha vuelto la tranquilidad.

Y aquí acabo este monotema.

Mañana quién sabe de qué escribiré, pero ya no mas de estas “Fiestas del barrio“.

Ahora, a echarme una buena siesta y recuperarme.

Me paso al 1%

Está decidido.

A esta hora debería estar durmiendo, pero no.

Estoy escuchando forzadamente un ruído al que llaman música, a todo volunen, en directo, que resuena en todo el edificio.

No tengo ni puñetera idea qué canción es, pero es la enésima vez que la cantan.

Una puñetera canción que ni supieron acabar el estribillo y pusieron un “lalalá“.

Abandono definitivamente a esta escoria.

Definitivamente no tengo nada que ver con esta especie de clase subbaja.

Me paso al 1%.

Y mi objetivo es luego pasarme al 0,0001%.

A la clase inteligente cuyo objetivo es controlar y destruir a estos subseres que ahora están disfrutando.

Me da igual lo que le pase a esta gente.

Subo mi nivel de asociabilidad que les ignoraba a la asociabilidad de malvado elitista que los machacará y los pisará.

¡Les declaro mi enemistad eterna!

¡Jajajá! – risa malvada haciendo un eco silencioso.

Me quedan cuatro días en este mundo y no me da la gana acabarlos esperpénticamente como estos subseres!!!

Ahora son justo la una de la madrugada.

Y suena “The Rivers Of Babylon” de Boney M, donde alaban a Sion.

Lo que faltaba.

Debería de estar durmiendo y no escribiendo estas tonterías.

Daddy, daddy cool… Rasputin… O, es un mix…

¡Los aplastaré sólo por destrozar la sagrada palabra de Boney M!

Jajajá!!!

ZzzzZzzZzzZzzZzz…

A las tres de la mañana

Sobrevivimos.

No sé si viste mi directo de dos horas de ayer.

Lo acabé a la hora de las brujas, las 00:00.

Ahora está oculto y solo lo puedes ver en Crónicas Subterráneas.

Pero la fiesta del barrio continuó hasta eso de las seis, según Olga.

A las tres me desperté y grabé estos tres minutos.

Luego me dormí y me he levantado a las 10:17.

Ahora son las 12:30 del mediodía y esos subhumanos han vuelto a comenzar el ruído que llaman música y los petardos.

Y seguirán hasta bien entrada la madrugada.

¿Dónde está el ataque nuclear norcoreano cuando se necesita?